“Hace frío y no tengo zapatillas para mis hijas”

Una fría mañana invernal, Ruiz María Antonia se presentó en la fundación con sus tres hijas. “Hola, disculpen, me dijeron que acá hacen donaciones. Hace frio y no tengo zapatillas para mis hijas”- nos dijo, y procedió a contarnos sus dificultades como mamá soltera, sin trabajo y haciendo lo posible para subsistir. Las niñas, todas menores de siete años, jugaban y charlaban con el voluntario extranjero mientras se probaban los zapatos, no fue sino hasta entonces que sentimos la reciente escasez de ropa y calzado de invierno para donar a niños. Se les donó camisetas, zapatillas, juegos de cepillos de dientes con su dentífrico y juguetes, pero sólo la madre y dos de las niñas pudieron volver a casa con zapatillas nuevas, no había del talle para la pequeña del medio. Ellas se fueron contentas, la madre aliviada, pero nosotros nos quedamos preocupados. Necesitamos donaciones de ropa de invierno, frazadas, guardapolvos, el frío en Tucumán recién está comenzando.

Acercamiento cultural en la escuela Ricardo Gutiérrez

Recibimos como voluntario a un estudiante extranjero, su nombre es Joshua James Murray, de Estados Unidos, becado en la universidad de Yale. Su misión es colaborar en Crowdfunding para poder solventar los proyectos sociales que lleva a cabo la fundación.

Para empezar, Josh no habla Español, por lo que es todo un desafío acostumbrarse a un nuevo país. Pensamos que la mejor forma de empezar con el proyecto de recaudación de donaciones es acercarlo a la motivación más grande que tiene la fundación, la escuela, que conozca a la profe Vero y a los chicos. Es importante que haya un acercamiento entre él y los alumnos para que comprenda mejor la importancia de su misión y que su intercambio cultural sea mucho más provechoso.

Una vez en la escuela, los niños lo recibieron con carteles de bienvenida, compartimos una merienda y comenzó la ronda de preguntas. Contamos con una asistente de la fundación que traducía todas las preguntas y respuestas y los niños se quedaron maravillados del uso y la importancia de aprender idiomas. Cantaron el abecedario en inglés y español, conocieron las monedas y el billete estadounidense, aprendieron mucho vocabulario y a cambio le enseñaron a Josh sobre el general San Martín.

Fue una tarde maravillosa, de mucho intercambio cultural. Prometieron en el futuro volverse a ver por medio de Skype.